Categories
Euro

Miembros del personal ucraniano de la OSCE condenados en un tribunal canguro separatista ruso


El lunes, representantes rusos en el este de Ucrania miembros de la misión de la OSCE condenados Dmitry Shabanov y Maxim Petrov a 13 años de prisión por supuesta traición. Se les acusa de haber pasado información secreta a los servicios de inteligencia estadounidenses, acusación que la OSCE niega con vehemencia.

Los procedimientos legales contra Shabanov y Petrov fueron iniciados la semana pasada por el llamado “Tribunal Supremo” de la no reconocida “república popular” de Lugansk en el este de Ucrania. Los procedimientos judiciales se llevaron a cabo íntegramente a puerta cerrada.

Presidente en ejercicio de la OSCE, Ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Zbigniew Rau, y Secretaria General de la OSCE, Helga Maria Schmid “condenó inequívocamente” la sentencia en un comunicado conjunto.

“Nuestros colegas siguen siendo miembros del personal de la OSCE y han estado desempeñando funciones oficiales según lo dispuesto por los 57 Estados participantes”, dijo Schmid. “Pido su liberación inmediata e incondicional, junto con nuestro otro colega que también está detenido”.

“Los miembros de nuestra Misión han estado detenidos injustificadamente durante más de cinco meses en condiciones desconocidas por nada más que puro teatro político. Es inhumano y repugnante”, agregó Rau.

Para Yevhenii Tsymbaliuk, embajador de Ucrania ante la OSCE, ya no era un momento para palabras diplomáticas. Rusia está “aterrorizando” a la OSCE al “detener ilegalmente a tres miembros locales del personal de la OSCE”, dijo el jueves al Consejo Permanente de la OSCE, en la reunión semanal de embajadores de la OSCE en Viena.

Shabanov se desempeñó como asistente de seguridad en la Misión Especial de Monitoreo en Ucrania, la operación emblemática de la OSCE en el este de Ucrania. en un vídeo de 15 segundos compartido por las autoridades separatistas de Lugansk la semana pasada, se ve a Shabanov esposado, con la cabeza inclinada, siendo arrastrado a lo que se supone que es una sala de audiencias.

Petrov, que trabajaba para la OSCE como intérprete, también fue visto sentado en una jaulavestido con una chaqueta negra con una mirada en blanco en su rostro.

La OSCE, con sede en Viena, el organismo de seguridad más grande del mundo, está preocupada por su bienestar por una buena razón.

La ONU tiene detenciones arbitrarias documentadas y desapariciones forzadas de más de 400 personas, incluidos ex funcionarios públicos, periodistas y activistas de derechos humanos en los territorios controlados por Rusia y sus representantes desde el comienzo de la guerra. Cualquiera que se considere que tiene vínculos con instituciones ucranianas o que se considere que tiene opiniones antirrusas está en riesgo.

La ONU también ha corroborado numerosos relatos de tortura y de confesiones forzadas, relatos que pintan un panorama sombrío de una falta total de estado de derecho o procedimientos legales justos.

Muchas de las víctimas también son trasladadas al territorio de la Federación Rusa, un proceso que se conoce como filtración, donde son recluidas en colonias penales, a menudo en condiciones terribles.

Hasta la invasión rusa de Ucrania, la OSCE supervisó un Misión Especial de Monitoreo (SMM) de 689 monitores civiles internacionales desarmados y 478 miembros del personal ucraniano que estaban estacionados principalmente en el este de Ucrania para observar un alto el fuego frágil. la mision fue desplegado por primera vez en Ucrania el 21 de marzo de 2014, tras una solicitud de Ucrania y una decisión consensuada de los 57 estados participantes de la OSCE, incluida Rusia.

Pero cuando los tanques rusos cruzaron la frontera con Ucrania y llovieron misiles el 24 de febrero, la OSCE decidió evacuar a los miembros de su misión internacional por razones de seguridad.

A algunos de los empleados ucranianos, que normalmente ocupaban puestos como traductores, asistentes administrativos, asesores de seguridad y conductores, se les dio la posibilidad de unirse a los convoyes de evacuación o reubicarse dentro del país.

En el pánico y el caos que siguieron, y dada la falta de un plan detallado de la OSCE para reaccionar ante una invasión rusa a gran escala, la mayoría del personal nacional no pudo huir, lo que tuvo consecuencias desastrosas para algunos de ellos. como investigó POLITICO.

Shabanov inicialmente había hecho planes para unirse a un convoy de evacuación de miembros de la misión internacional de la OSCE, pero el día antes de la evacuación, decidió permanecer en Lugansk, según un antiguo colega.

Durante una reunión entre diplomáticos occidentales y el ex Monitor Jefe de la Misión Especial de Monitoreo de la OSCE, Yaşar Halit Çevik, que tuvo lugar en los días previos a la invasión rusa, se hizo evidente que el liderazgo de la misión de la OSCE no se tomó la amenaza con la suficiente seriedad. según personas familiarizadas con el tema. Esto llevó a varias naciones occidentales, incluidos los EE. UU., el Reino Unido y los Países Bajos, a evacuar unilateralmente a sus ciudadanos de la misión de la OSCE en Ucrania.

Otro miembro de la misión de la OSCE, Vadim Holda, que ha estado detenido en Donetsk, controlado por Rusia, desde abril, y que trabajó como asesor de seguridad para la misión de la OSCE, ha sido acusado de espionaje. Los procedimientos judiciales aún no se han iniciado.

“La detención continua de los miembros de nuestra Misión y los llamados ‘procedimientos legales’ contra ellos son completamente inaceptables. Están detenidos injustificadamente por cargos fabricados”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores de Polonia, Rau.

Mientras tanto, la OSCE continúa tratando de asegurar la liberación de los tres miembros de la misión.

“La OSCE permanece en estrecho contacto con las partes interesadas relevantes, incluidas otras organizaciones internacionales, para facilitar la liberación del personal de SMM detenido”, dijo la OSCE en un comunicado. La organización también dice que continuará “tomando medidas para buscar todos los canales disponibles para asegurar los privilegios e inmunidades de los funcionarios actuales y anteriores de la OSCE”.

La OSCE se negó a comentar más debido a lo delicado de la situación.



Source link