Categories
Euro

Piden a Francia que reconsidere la repatriación de mujeres sospechosas de EI


Se le ha dicho a Francia que reconsidere su decisión de no repatriar a dos mujeres que supuestamente huyeron para unirse al grupo del llamado Estado Islámico (EI).

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dijo que las autoridades francesas deben considerar cada caso de forma “individual”.

Las dos mujeres francesas abandonaron Francia en 2014 y 2015 para ir a Siria e Irak, donde dieron a luz a tres hijos.

Dicen que han estado atrapados en los campos de refugiados controlados por los kurdos de Al-Hol y Roj en el noreste de Siria desde 2019 y han estado expuestos a un “trato inhumano y degradante”.

Francia no permite la repatriación de ciudadanos de presuntos campamentos del EI en Siria por motivos de seguridad.

Pero el TEDH dijo que el gobierno francés debe reconsiderar su repatriación “lo antes posible, sujeto a las salvaguardias apropiadas contra la arbitrariedad” porque eran ciudadanos franceses.

También se condenó a Francia al pago de 18.000 y 13.200 euros en costas y gastos a cada una de las familias de las mujeres que interpusieron la denuncia.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Francia dijo que había tomado nota de la decisión del TEDH y que estaba listo para reanudar las operaciones de repatriación “siempre que las condiciones lo permitan”.

El veredicto del miércoles podría tener implicaciones para varios países europeos que se niegan a repatriar a los sospechosos de EI.

Si bien Alemania y Bélgica han repatriado a casi todos sus ciudadanos del norte de Siria, Francia solo permitió el regreso de 35 niños y 16 mujeres en julio.

Se estima que alrededor de 100 mujeres francesas y casi 250 niños se encuentran en campamentos en Siria.

Abogados y ONG han criticado la decisión “cínica” de Francia de repatriar solo a ciertos niños caso por caso desde 2019.

Esta decisión del TEDH debe conducir a “la realización de la rápida repatriación de todos los niños franceses y sus madres detenidos allí”, dijo Bénédicte Jeannerod de Human Rights Watch.



Source link